Sorpresivamente tres de los líderes del No enviaron una carta al presidente Santos en que parecen separarse de la inflexible posición del uribismo en cuanto a la renegociación del acuerdo.

Ellos dicen que están conscientes de que el jefe de Estado tiene que ser el líder de la negociación y de que con las Farc es mejor la persuasión que la imposición.