Hay versiones encontradas sobre la situación de la petrolera estatal de Venezuela, PDVSA, que supuestamente declaró una emergencia debido a la devolución de una flota de buques petroleros por incumplimiento de pagos.

Medios internacionales sostienen que la Unidad Marina de PDVSA se declaró en emergencia tras conocer que la compañía alemana BSM, que opera parte de su flota de buques petroleros, devolverá al menos 10 barcos que están retenidos en Portugal por tarifas ‘impagas’.

El problema es que la firma alemana, a la cual la estatal venezolana supuestamente le debe unos 15 millones de dólares, habría amenazado con retirar toda la tripulación de estas embarcaciones.

Esto generó la supuesta declaración de emergencia, debido a la aparente incapacidad de PDVSA para retornar los buques a su territorio rápidamente, pues tendría un déficit de 160 empleados.

Sin embargo, la misma petrolera desmintió esta información y sostuvo que sus operaciones se mantienen al 100 %. 

PDVSA vive una crisis institucional sin precedentes. Más de una docena de petroleros con crudo venezolano fueron detenidos por las autoridades mundiales en los últimos años y también se les ha impedido navegar por no pagar los servicios de operación.