Pedro Pestana, el indígena que entregó los bienes de la etnia Zenú al Clan Castaño, condenado por prevaricato y paramilitarismo aún goza de libertad, pese a que la Corte Constitucional ordenó detenerlo de inmediato.