Otra característica de la política en 2013 fue el enfrentamiento entre los órganos de control y sus directivos. La contralora Sandra Morelli, que también reclama su cuota de poder, se alió con el Procurador, pero tiene sus detractores propios.