La alcaldía de Enrique Peñalosa revocó la declaratoria de utilidad pública de los terrenos de la reserva Van der Hammen y ordenó detener la adquisición de sus predios por parte de la ciudad.

Él sostiene que la resolución que así lo había declarado era ilegal, lo que ha generado una alarma entre los ambientalistas que sí la entienden como un ecosistema vital para el futuro de la ciudad.