El periodo del fiscal ad hoc que se designe para investigar el caso Odebrecht no podrá superar el del actual fiscal general de la nación, Néstor Humberto Martínez, es decir, dos años.

Así lo señaló la Corte Suprema de Justicia en el fallo que determina la necesidad de nombrar una persona que remplace al jefe del ente investigador y a la vicefiscal general, María Paulina Riveros, quienes se encuentran impedidos para estudiar este caso, uno de los escándalos de corrupción más grandes del país.

Según la Sala Plena, el fiscal ad hoc deberá dedicarse exclusivamente a investigar este proceso, teniendo en cuenta la importancia del caso, su complejidad y volumen del expediente.

“Las diversas actuaciones adelantadas sobre ese caso deben ser vistas como parte de un todo, y su completa comprensión requiere no solo del análisis individual de cada una, sino también del examen conjunto por parte de la cabeza mayor, siendo esa precisamente la responsabilidad que le corresponde a quien sea investido como fiscal general exclusivamente para este complejo y voluminoso asunto, quien se dedicará al mismo de forma permanente por el tiempo que sea necesario para agotar las investigaciones, pero sin que en ningún caso supere el término del periodo constitucional del actual fiscal general de la nación”, indica el fallo.

El documento también deja claro que ese fiscal alterno deberá trabajar con el equipo de fiscales delegados que están al frente de la investigación porque son los que han venido adelantando el proceso y lo conocen.

“El fiscal ad hoc deberá contar con la colaboración y apoyo del equipo de fiscales delegados y cuerpo técnico que han venido trabajando en las diversas líneas de investigación que conforman el caso Odebrecht, así como del personal adicional que requiera”, puntualiza la sentencia.