La Personería de Bogotá, en primera instancia, destituyó e inhabilitó por 10 años para ejercer cargos públicos a Darío Montenegro Trujillo, gerente de Canal Capital, por realizar un contrato de prestación de servicios para dirigir el Sistema Informativo, por encima de su propia remuneración mensual, hecho que prohíbe la norma.

Según la indagación, Montenegro Trujillo devengaba aproximadamente 20 millones de pesos mensuales, y sin tener en cuenta las prestaciones sociales, su sueldo ascendía a 33.5 millones, mientras que en el contrato realizado con la periodista Claudia Palacios, que dirigió el Sistema Informativo, el salario mensual fue de 34.8 millones de pesos.

Conforme al fallo de primera instancia, no hay duda de las calidades del contratista para prestar servicios de alta complejidad, por eso las normas establecen excepciones, pero eso no autoriza a vulnerar inclusos los topes máximos especiales, consagrados en el Decreto 2785 de 2011.

Contra la decisión de primera instancia procede el recurso de apelación, que será resuelto por la Personera de Bogotá, en segunda instancia.

Redacción Internet – CM&