La Personería de Cartagena, tras constantes quejas de vendedores informales, debido a los comparendos por ocupación del espacio público que algunos han recibido, expresó que el Código de Policía puede estar siendo malinterpretado y, por consecuencia, estar generando injusticias en su aplicación.

Las multas a vendedores informales, sean ambulantes o estacionarios en Colombia, se ha convertido en temas de debates a lo largo y ancho del país. El personero de Cartagena, William Matson asegura que “las normas no son para perseguir comerciantes”.

“Se ha venido dando una mala interpretación a algunas de las normas del Código de Policía para efectos de su aplicación, de manera que, lo que hay es que revisar la interpretación que se ha venido dando a las normas de ese código para saber, en efecto, si están siendo bien aplicadas o si no están siendo bien aplicadas”, dijo el personero William Matson.

El vocero del Ministerio Público asegura se puede estar vulnerando el derecho al trabajo.

“Vendedoras de fritos, que entre otras cosas, están allí no por su querer sino por la falta de generación de empleo del propio Estado; que eso no es lo que pretende sancionar el Código Nacional de Policía, que lo que se pretende acabar son las Marías que venden, arriendan los espacios públicos”, indicó Matson. 

Matson hace un llamado a autoridades para que regulen este tipos de hechos, que asegura muchas veces terminan en irregularidades y atentan, de acuerdo a su punto de vista, contra los derechos de muchos.