Luego del análisis de las muestras de tejido, la Unidad de Veterinaria Forense de Uniremington concluyó que un pesticida ocasionó el deceso de una cóndor hembra llamada Amy hecho ocurrido en Ecuador. La aparición de perros salvajes en la provincia de Cotopaxi que estarían atacando las llamas o alpacas, habría provocado el uso del pesticida entre los habitantes de la región.

«Al tratar de controlar esa población, seguro colocaron algunos cebos para tratar de matar esos perros. Y al morirse ese perro la cóndor, que es carroñera vino y consumió y todavía en el sistema digestivo, porque ellos lo que consumen inicialmente son esos tejidos blandos, al consumir eso entonces ella también se intoxicó y eso fue lo que le generó la muerte», indicó Víctor Vélez, biólogo del área metropolitana.

Debido a que en Ecuador no tienen los equipos ni la experticia, los análisis de los tejidos se hicieron en Medellín.

La muerte de esta cóndor es una gran pérdida para el ecosistema mundial pues está en vía de extinción.

«Cuando muere un cóndor realmente se está perdiendo un esfuerzo muy importante de poder preservar esta especie, y es una lástima que se presente en cualquier lugar del mundo porque quedan tan pocos ejemplares que cada uno de ellos son muy significativos para la conservación de los ecosistemas y se esa especie en particular», añadió el director de Corantioquia, Alejandro González.

Esta especie de cóndor sólo habita en los Andes americanos, la población total es de 10 mil ejemplares. En Colombia hay unos 150. En Ecuador no hay más de 120. Es el ave emblemática tanto de Colombia como de Ecuador.