El pedido fue hecho por familiares civiles ajusticiados que fueron reportados como muertos en combates en el departamento del Meta.

El vocero de  la Comisión de derechos humanos del Bajo Ariari, Héctor Torres, dijo que este tipo de medidas sí son eficaces contra las ejecuciones extrajudiciales en Colombia, además exigió al presidente Álvaro Uribe, destituir al general Guillermo Quiñonez, comandante de esa división.

En un documento entregado al embajador William Brownfield, los familiares denunciaron que la mayoría de los supuestos “falsos positivos”, fueron cometidos entre los años 2006 y 2008 en jurisdicción de los municipios de Vistahermosa y Puerto Rico, Meta.

Según las denuncias, los civiles habrían sido asesinadas por algunos integrantes de varias brigadas móviles así como de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega y de la Fuerza de Despliegue Rápido.