Un grupo de alcaldes le pidió al presidente Santos reducir la edad que define a los menores de edad para que a los 15 años puedan pagar penas por delitos graves como los adultos.