La Policía analiza los datos captados de la aplicación Pig.gi en busca de la información que ésta pudo haber cosechado en Facebook y otras redes sociales para el uso político ilegal que su socio le dio en Inglaterra y Estados Unidos y que sus desarrolladores niegan haber hecho en Colombia.

Por primera vez en la historia digital del país, el gobierno ordenó el bloqueo de una aplicación en Internet y ésta fue retirada del ciberespacio nacional.

Se trata de la aplicación Pig.gi, que desarrollan técnicos colombianos con inversiones propias, de un fondo de la Alcaldía de Medellín y de Cambridge Analytica, la inglesa que está bajo escrutinio en Inglaterra y Estados Unidos por cosechar en Facebook los destinatarios de noticias falsas y mensajes radicalizantes en las campañas del Brexit y de elección del presidente de Estados Unidos.

El 28 de marzo, la Superintendencia de Industria y Comercio y el Ministerio de Comunicaciones le pidieron a Google, Facebook y Twitter que bloquearan la aplicación, mientras que el Centro Cibernético Policial recopiló en la web toda la información de la aplicación para comenzar la investigación por presunta “violación de datos personales”.

Según la tesis de la policía, Cambridge Analytica pagaba entre dos y cinco dólares a quienes aceptaran las políticas de la aplicación que, en su letra menuda, pedía acceso a las direcciones de Facebook del cliente y sus contactos, y en el mismo sentido lo habría hecho Pig.gi, que pagaba con Pig.gi Monedas a cada aplicante que refiriera a otro nuevo.

Aunque Colombia tuvo resultados electorales tan inexplicables como los de Inglaterra y Estados Unidos, tanto Pig.gi como sus asociados en Colombia, aseguran que ésta no tiene ninguna actividad política y que tampoco jugó ningún papel en la promoción del rechazo a los acuerdos de paz en 2016.