Este operativo fue realizado por la policía en sector de Unilago. en Bogotá.

Miembros de la DIJIN, se toman el congestionado sector para allanar y capturar a los piratas falsificadores de software.

Sin embargo el negocio ya esta clandestinizado y hacerse a un software pirata, o un programa falsificado en Bogotá, es tan fácil como comprar unos dulces.

Cinco minutos después llega el vendedor.

Y por 12000 pesos se sale del lugar con un programa que cuesta original 10, 20 o 40 veces mas.

Las cifras de lo que deja de percibir el país, por cuenta de la piratería hablan casi por si solas.

Así que tenga cuidado, porque lo que en principio se ve como un muy buen negocio puede convertirse en un tema irremediable, su computador se puede afectar para toda la vida, no tiene garantía, se puede meter hasta en un lío judicial y tarde o temprano acabara comprobando que es verdad que lo barato sale caro.