Con un plan tortuga, cientos de taxistas de Cartagena, Cali, Medellín, Armenia y Bogotá manifiestan su desacuerdo con el proyecto de formalización de su actividad laboral que adelanta el Ministerio de Trabajo.

En Colombia hay cerca 800 mil taxistas que no cuentan con seguridad social y a penas 30 mil de ellos están afiliados. Según el Ministerio, con el nuevo decreto se garantizará la seguridad de los conductores.

El jefe de la cartera de Trabajo, Rafael Pardo, sostuvo que “no es tolerable que personas que ejecutan una labor de alto riesgo en bien de la sociedad, lo hagan sin protección social”. Y explicó que el proyecto contempla la afiliación a seguridad social a través de un código especial que habría para los conductores de taxi de todo el país, en la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes (PILA).

Este decreto se viene trabajando desde hace 6 meses en conjunto con los voceros de las asociaciones del gremio, propietarios de vehículos, el Ministerio de Trasporte y Trabajo.