Un estudio publicado por el European Journal of Preventive Cardiology encontró una relación entre la cardiopatía congénita en bebés y el consumo de alcohol de los padres antes de la concepción.

Investigaciones anteriores habían mostrado que el consumo de alcohol de la madre durante el embarazo genera problemas de crecimiento en los recién nacidos. Pero este estudio fue más allá y encontró que el consumo de alcohol del padre también afecta a la hora de la concepción.

Según el estudio, los bebés de las parejas que no consumen alcohol tienen 44 % menos posibilidades de tener defectos en el corazón, que los bebés de las parejas que consumieron alcohol durante los tres meses anteriores a la concepción.  

Las investigaciones anteriores han demostrado que la exposición al alcohol cambia el ADN en el desarrollo de los espermatozoides y cambia la actividad de los espermatozoides.

El estudio publicado por el European Journal of Preventive Cardiology muestra que los padres que son bebedores compulsivos tienen un 52% más de probabilidades de que su bebé tenga un defecto cardíaco congénito, mientras que las madres que bebieron en exceso o en alguna medida antes de la concepción, tendrían un riesgo 16% mayor para sus bebés.

De acuerdo con las conclusiones de la investigación, se siguiere que los hombres no deben consumir alcohol durante al menos seis meses antes de la fertilización, mientras que las mujeres deben dejar de beber alcohol un año antes y durante el embarazo.

Este estudio es un metanálisis y una revisión de los estudios existentes sobre el tema, por lo que ​​solo puede mostrar una asociación entre el consumo de alcohol y defectos de nacimiento, no demuestra una causalidad.

Publicidad

Los defectos cardíacos congénitos afectan a casi el 1% de todos los recién nacidos cada año en los Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.