Una planta en Bogotá asegura que ya está lista para triturar todas las llantas desechadas en el país para incorporar ese caucho a las vías nacionales y darles así más duración.