Mientras la represa de Guatapé anuncia el reinicio de sus operaciones, la Superintendencia de Servicios tiene listo el pliego de cargos que le formulará por no hacer mantenimientos oportunos.

Desde 2006 el gobierno le entregó a la represa medio billón de pesos, pero este dinero no se invirtió en el cambio oportuno de los cables que generaron la emergencia.