Una controversia generó en Barranquilla la decisión del Colegio Marymount de suspender la ceremonia de grado por un fraude de varios estudiantes en unos exámenes PreIcfes. Por ventanilla se les entregó el título a 61 jóvenes.

Una falta de un grupo de estudiantes de último grado del Colegio Marymount, quienes habrían comprado exámenes de un PreIcfes motivó a esa institución bilingüe a tomar como castigo la decisión de suspender la ceremonia de grado que debió cumplirse este viernes.

Inicialmente la decisión era celebrar la ceremonia sin toga, birrete y discurso, pero debido a una acción de tutela interpuesta por estudiantes que pedían la no cancelación de la ceremonia, un juez ordenó proteger los derechos al debido proceso, igualdad, educación y libre desarrollo de la personalidad.

Debía entonces cumplirse la decisión del juez, pero el colegio hizo prevalecer el Manual de Convivencia y Sistema de Evaluación por lo que  canceló la ceremonia.

«En la queja que ellos interponen solicitan que se investigue al establecimiento educativo por no permitir la ceremonia de grado que tradicionalmente celebra el colegio», explicó Mónica Torres, subsecretaria de educación del Atlántico.

Las autoridades educativas iniciaron una investigación por la denuncia de varios padres de familia.

«Vamos a hacer el debido proceso. Como secretaría queremos revisar detalladamente y tomaremos las decisiones que haya que tomar», aseguró Torres.

Publicidad

Destacó la secretaría que la institución educativa no haya negado el título a los jóvenes, «el colegio cumplió con el compromiso de graduar a los estudiantes. No les quitó el derecho al grado a los estudiantes. Lo único que hizo es no cumplir con la ceremonia tradicional».

El Consejo Superior en su autonomía, según este comunicado de prensa, justifica la decisión adoptada y señala que “rechaza cualquier actividad que vaya contra su filosofía”. En medio de esta controversia, «por ventanilla» los 61 estudiantes recibieron el título de bachiller.