Un informe de la Asociación Colombiana de Comercializadores de Energía desató una gran polémica por un supuesto aumento en las tarifas de energía del 25 % para los meses de octubre y noviembre del presente año.

Según la presidenta de la agremiación, Marta Aguilar, ese aumento del 25 % se dará por el incremento en la venta de energía a través de la bolsa que, según ella, superó el 300 %. El aumento del precio en la bolsa se habría dado por una disminución en el nivel de los embalses, lo que habría obligado a un mayor uso de las plantas térmicas, las cuales generan un costo más alto de operación para la generación de energía.

Sin embargo, la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, fue enfática en señalar que las tarifas no tendrán ese aumento, ya que la mayoría de los contratos de energía son de largo plazo y no están expuestos a las volatilidades de la bolsa. El pronunciamiento del Gobierno fue respaldado por los gremios del sector que representan a las empresas de generación e incluso a la gran mayoría de las comercializadoras del mercado.

Todas las partes coinciden en que si se presenta el aumento de tarifas, será mínimo… ¡presidenta!