Luego de años pagando coimas ilegales a la Policía, los comerciantes de un sector de rumba de Bogotá comenzaron a pagar legalmente pero también con miedo a la empresa de protocolo que uno de los policías creó a través de su esposa.

Le podría interesar: Llegaron adulterados los votos del municipio López de Micay a la Registraduría de Popayán