La Policía investiga la posible participación de un vigilante en el robo del grabado de Goya, recuperado ayer en un modesto hotel del centro de Bogotá.

En 30 días que duró por fuera de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, el grabado de Francisco de Goya dejó presente los tristes acontecimientos que habrán de suceder, tras su recuperación lograda en las últimas horas por oficiales de la Sijín de la Policía Bogotana en un modesto hotel del centro de Bogotá, como lo registra este video logrado por la misma institución armada.

Dichos funcionarios ya están siendo investigados por la Policía.

También permitió detectar a la banda de traficantes de arte que querían comercializarlo.

Y develó a un bromista profesor de la Universidad de los Andes que será investigado por entorpecer la labor de las autoridades.

Mañana a las 10 en punto el grabado original volverá al lugar del que lo descolgaron el 11 de septiembre para seguir mostrando que –en Colombia-fue víctima de los desastres de la guerra.