Para obtener o renovar una licencia de porte de armas, los usuarios tienen ahora que demostrar que saben usarla, frente a un robot que no sólo simula la muerte caer víctima sino que dispara cargas eléctricas de respuesta.