Un grupo de hombres armados que amarró de pies y manos a todos los integrantes de una comunidad y los golpeó con machetes y armas de fuego pudo ser identificado y sus miembros capturados por el Ejército.

El pasado martes a las 11 de la noche, 14 hombres armados que se identificaron inicialmente como guerrilleros del frente 27 de las FARC y luego como paramilitares del Sur de Bolívar, llegaron hasta los playones de la ciénaga La Torcoroma, en San Martín, Cesar, para asesinar a los líderes de la comunidad del corregimiento de Terraplén.

“Me buscaban debajo de las piedras y de los palos para matarme; que la orden que traían del patrón era matarme a mí, al señor Emilio, a Evaristo…”, dijo el líder Jimmy Rojas.

Los hombres armados con pistolas y escopetas, destruyeron lo que vieron, golpearon a los familiares de los que buscaron y amarraron a los que iban a matar.

Dicen que mientras soportaban las patadas, los golpes con cachas y machetes, y las amenazas de muerte, lograron identificar a sus agresores.

“Esos son grupos ilegales que carga el señor Alirio Díaz ahí en la finca. Se dice con nombre propio porque los obreros ahí están y allí tienen el armamento con el que vinieron acá anoche a atacarnos y agredirnos”, contó Jimmy.

Supuestamente porque el señalado terrateniente quiere adueñarse de los baldíos ocupados por estos campesinos.

“Porque estábamos reclamando unos humedales que son del Estado, que son de nosotros los pescadores y los campesinos, y el señor terrateniente quiere coger esta vaina”, aseguró Julio César.

Cuando sintieron que iban a ser asesinados, llegó el Ejército.

Según el Teniente Coronel Andrés Mauricio Quintero, comandante del Batallón Ricaurte “algunas personas fueron amarradas, amordazadas, les pegaron con machetes, los ultrajaron, los insultaron, que tenían que irse del sector o sino iban a acabar con sus familias”.

Los soldados del batallón de infantería Ricaurte de la Quinta Brigada, llegaron con policías hasta la finca donde se escondieron los hombres armados.

“Un grupo de delincuencia organizada que estaba dedicado a intimidar, a ultrajar a la gente del sector. Se encuentran tres armas, gran cantidad de munición de diferentes calibres y 14 personas son capturadas en flagrancia”, agregó el Teniente Coronel.

El pasado 28 de mayo, los mismos agresores azuzaron el ganado de una finca vecina para destruir los cultivos de estos campesinos.