Desde el 9 de diciembre de 2017, cuando fue descubierto en la fiesta en la que fue capturado Juan Carlos Mesa Vallejo, alias “Tom”, jefe de la organización delincuencial «La Oficina», las autoridades colombianas, con el apoyo de los Estados Unidos, tenían en la mira a Jhon Jairo Velásquez Vásquez alias «Popeye». Este viernes, cuando llegó a la Fiscalía de Medellín a interponer un derecho de petición sobre si era requerido por algún delito, fue capturado.

Claudia Carrasquilla Minami, directora de Fiscalía Crimen organizado aseguró que tenía «orden de captura por concierto para delinquir y concurso para extorsión, tenía una oficina de cobro en Medellín».

Dos familias de Medellín, que son protegidas por el gobierno norteamericano, denunciaron las extorsiones. Alias «Popeye» pretendía apropiarse de sus bienes.

«Víctimas que denunciaron extorsión, tenía una oficina de cobro y obligaba a retornar bienes inmuebles, vehículos…», indicó el general Óscar Gómez Heredia, comandante Policía Metropolitana Medellín.

Carrasquilla Minami aseguró que alias Popeye podría pagar una «pena aproximada entre 18 y 20 años de prisión…»

Además se le abrió una investigación por las amenazas a través de redes sociales a simpatizantes del candidato Gustavo Petro y otra por microtráfico.

«Que se le derogue la libertad condicional», pidió Federico Gutiérrez, alcalde de Medellín.

Publicidad

Alias Popeye pasará la noche en la Fiscalía. Luego comparecerá en audiencia de legalización de captura, imputación de cargos y la solicitud de medida privativa de la libertad.