Fidel Castro es el último de un puñado de dirigentes políticos que marcaron la segunda mitad del siglo XX, también la división del mundo entre capitalistas y comunistas. Él fue el que marcó los momentos más calientes de la Guerra Fría, y al final de esta, con la perestroika resolvió separarse de quien fuera su aliado incondicional durante medio siglo, la actual Rusia.