Los 300 mil metros cúbicos de tierra y roca que cayeron sobre la quebrada La Sinifaná y que provocaron la destrucción de la vía Medellín – Chocó a la altura de Titiribí, provocaron el cierre total de los kilómetros 56 al 62, entre el sector Puerto Escondido y La Sinifaná.

«Un cálculo que hizo más o menos el geólogo del Dapard, por ser estas proporciones tan grandes, él dice que se demorarían más o menos un año para recuperar toda esta banca», dijo Juliana Palacio Bermúdez, directora del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres –Dapard-. 

La alerta en los municipios de Venecia y Concordia se levantó porque el agua represada por el derrumbe en la quebrada La Sinifaná, comenzó a fluir por encima del talud de tierra. Sin embargo la zozobra se mantiene.

«La quebrada viene arrastrando material a su paso, porque está pasando por encima. Pero hay que tener las alertas prendidas porque no sabemos si en cualquier momento se lleve una cantidad considerable de material, pueda ocasionar una avalancha, una empalizada», sostuvo Ferney Fernández, alcalde de Venecia.

Las rutas alternas para quienes se desplazan entre Medellín y Chocó son: para vehículos livianos Camilo C – El Cinco – Venecia, pero no está en óptimo estado.

«Por el paso permanente de tanto flujo vehicular se están abriendo unos cráteres, se están separando el atenorado de las alcantarillas. Entonces si no se atiende esta vía de manera seria y responsable en pocos días vamos a quedar incomunicados Venecia y el suroeste», indicó Fernández. 

Para vehículos de carga, las rutas alternas hacía Chocó son: Medellín – Santa Fe de Antioquia – Bolombolo, y Medellín – La Pintada – Bolombolo.