En Argentina, Claudia Serran sostiene que perdió el cartílago de su nariz debido a la mala realización en la toma de la prueba PCR para saber si era positivo para Covid-19, ahora debe hacerse una operación de reconstrucción.

Desde octubre de 2021, Serran, que vive en al sur de Argentina, pasa momentos difíciles de salud debido a que en esa fecha tomó la decisión de realizarse, en una clínica privada, una prueba PCR la cual le provocó que se le infectara la nariz y la llevó a perder el cartílago.

La mujer, que trabaja como auxiliar de salud, solía someterse frecuentemente a este tipo de testeos por su ocupación, pero el procedimiento mal realizado le cambió su vida. Así lo denunció en sus redes sociales.

La mujer contó, a un medio local, que para acceder a una nueva oferta laboral en la que debía cuidar de una anciana se hizo la prueba por la cual le cobraron cerca de 100 dólares y afirmó que las molestias comenzaron después de realizarsela.

“Me empezó a picar, a molestar. Me entregaron el -resultado- negativo. Al pasar los días la molestia persistía, pero el doctor me dijo que era normal”

Luego de esto, comenzó a salirle sangre de su nariz y la zona se había puesto roja, con unos cinco centímetros de dilatación en la fosa nasal. “Llegué a tener 18 mil glóbulos blancos, con una anemia crónica. Se me habían reventado todas las venas y soy alérgica a la penicilina, ya no recibía más antibióticos porque me lastimaron muchísimo los brazos” indicó.

La enfermedad evolucionó tanto que ahora, la mujer deberá someterse a una cirugía para reconstruir su cartílago por un valor de 2 mil dólares.