El ex ministro y actual embajador de Colombia en Italia Sabas Pretelt de la Vega,  es señalado de haber ofrecido, en nombre del Gobierno, las prebendas burocráticas a la ex representante Yidis Medina a cambio de votar a favor de la reelección en 2004.

La ex congresista actualmente detenida, está próxima a recibir sentencia por parte de la Corte Suprema por el delito de cohecho, y según ella, tanto Sabas pretelt, como el acual ministro de protección social Diego palacio, le ofrecieron cargos a cambio de su voto. 

El caso Yidis Medina tiene también en prisión a  los ex congresistas Teodolindo Avendaño e Iván Díaz Mateus, por orden de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, que a su vez envió copias del expediente a la Fiscalía par investigar al ex viceministro Hernando Angarita y al actual ministro de Protección Social, Diego Palacio.

El fiscal general, Mario Igurán, quien para la época de la aprobación de la reelección era  viceministro de Justicia, se declaró impedido para llevar adelante el proceso contra quien fuera en ese momento su jefe, el ministro Sabas Pretelt, razón por la cual la decisión del llamado a indagatoria al actual embajador Pretelt, fue tomada por el vicefiscal Guillermo Mendoza Diago.