Entre los 21 exfuncionarios y contratistas de Riohacha capturados por presuntos actos corrupción con dinero público, está el exalcalde Rafael Ceballos. Su abogado es Danny Julián Quintana, exdirector del CTI, y ahora envuelto en una polémica por sus declaraciones sobre el hacker del Centro Democrático.

El juez tercero penal de La Guajira, que conoció el caso del exalcalde, aplazó la imputación de cargos contra él porque su abogado Julián Quintana podría estar impedido por haber sido director del CTI que dirigía todas las investigaciones.

La petición de impedimento la hizo la fiscal 47 anticorrupción que señaló que Quintana Torres no puede ejercer la defensa del ex alcalde Ceballos porque durante su gestión como funcionario de la Fiscalía tenía acceso privilegiado a toda la información de la entidad.

Quintana impugnará la decisión porque en su criterio viola el derecho a la defensa del exalcalde Ceballos Sierra. Y agregó que como jefe del Cuerpo Técnico de Investigaciones no recibió información sobre el proceso de Ceballos, porque ese tipo de casos se investiga en las seccionales.

Publicidad

“Nunca conocí este caso, nunca interferí, nunca di una orden, nunca firmé un paz y salvo o un recibo o unos viáticos a esos funcionarios para que adelantaran esta investigación. Así que concretamente yo no he conocido el caso”, afirma Danny Julián Quintana.

El pasado 24 de octubre de 2015, diez horas antes de las elecciones en La Guajira, Noticias Uno entrevistó a Quintana en Riohacha porque fue delegado por el entonces fiscal Eduardo Montealegre para investigar los delitos electorales que se cometieron en esos comicios. “Por eso el fiscal general ha dispuesto que el director del CTI hoy se apersone del asunto en materia de policía judicial, estamos verificando todas las denuncias”.

“El día de las elecciones fuimos a hacer un trabajo electoral pero no un trabajo de administración pública”, dice Quintana.

El caso de esta presunta inhabilidad del ex alto funcionario de la Fiscalía no es nada fácil y sólo podrá resolverlo la autoridad disciplinaria.