Según lo reveló el Washington Post, el Gobierno turco informó a funcionarios estadounidenses que dispone de grabaciones de vídeo y audio que supuestamente demuestran como el periodista Jamal Khashoggi, fue interrogado, torturado y asesinado cuando ingresó al consulado de Arabia Saudí en Estambul.

Se baraja la hipótesis de que el cuerpo de Khashoggi fue descuartizado para facilitar el traslado y ocultación de sus restos.

El columnista del Washington Post desapareció hace 10 días cuando se acercó al consulado para recoger unos documentos oficiales necesarios para casarse con su novia turca tras vivir un año en el exilio debido a sus fuertes críticas y denuncias contra el Gobierno saudí, que ha negado su implicación en el hecho.

Aunque Turquía y Estados Unidos se niegan a aumentar la presión sobre Riad, varias empresas privadas han cancelado su colaboración con Arabia Saudí en protesta por el caso del periodista desaparecido.