La presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Esmeralda Arosemena de Troitiño, envió un mensaje al Estado venezolano al que le dijo que quiere acudir para conocer sobre el terreno la situación que se vive en ese país.

“Mi mensaje es que quiero ir, que voy a ir desde la perspectiva de los derechos humanos, no de una perspectiva de evaluación política”, comentó Arosemena.

Sin embargo, explicó que hasta el momento conocer la situación sobre el terreno “no ha sido posible”, pues “ha habido una negativa absoluta” por parte del gobernante Nicolás Maduro.

En cualquier caso, reiteró su mensaje para “que acepten nuestro llamado a que nos permitan participar, estar y poder ver ‘in situ’ lo que representa para los venezolanos su realidad”.

Si esa misión de la CIDH fuese aceptada, la presidenta de la Comisión explicó que le correspondería encabezarla, razón por la que repitió su llamado “a todas las partes en Venezuela para poder participar (…) en esa búsqueda de una salida pacífica”.

Por todo ello, agregó que hasta el momento el Gobierno de Venezuela “no ha permitido que la Comisión pudiera hacer este trabajo de coadyuvancia en la gestión de la crisis”.

“Venezuela está en una situación de mayor vulnerabilidad (que Nicaragua) frente a los eventos que están aconteciendo. El país requiere de una conducción, de una dirección y hoy está en este doble movimiento que intenta avanzar”, aseguró.