Hace tres días el presidente del Ecuador, Rafael Correa, dijo que la muerte de un ciudadano ecuatoriano a manos de militares colombianos en su propio país sería aún más grave que la violación de la soberanía.

El presidente ecuatoriano ha declarado además que Colombia tiene un doble discurso en materia de relaciones. Según él, el gobierno Uribe busca normalizar las relaciones y, al mismo tiempo, implicar a las autoridades ecuatorianas con las FARC. 

Los problemas entre Colombia y Ecuador se recrudecieron, cuando aumentó la sospecha de que el cadáver traído a Colombia junto con el de , Raúl Reyes , pertenecía a un ecuatoriano.

En la mas dura declaración desde la cumbre de Republica Dominicana, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, aseguró que esta información era mas que la violación de la soberanía de su país.

En la misma declaración, Correa dijo que el gobierno de Colombia busca vincular a sus gobierno con las FARC.

El presidente ecuatoriano calificó de inhumanos a los militares colombianos que según él, se llevaron los cuerpos pero dejaron abandonados los heridos.

El gobierno de Colombia respondió a la declaración con un escueto comunicado en el que dice que acata las decisiones de la OEA y recuerda que el campamento de reyes era un sitio de terroristas que afectaba la seguridad de los colombianos.

Publicidad