Tras la masacre perpetrada al parecer por disidentes de las Farc este martes, en la que murieron cinco indígenas y seis más resultaron heridos en el municipio de Tacueyó, departamento del Cauca, el presidente Iván Duque adelantó un consejo de seguridad en la región en el que anunció el fortalecimiento de la presencia de la fuerza pública en la zona.

“En los próximos 40 días debe estar en operación en el departamento, la Fuerza de Despliegue Rápido Número 4, que va a traer 2.500 efectivos más de la Fuerza Pública para cumplir los tres propósitos; control territorial, cerras las rutas del narcotráfico espoleadas por estas organizaciones y desmantelar esas organizaciones”, afirmó el jefe de Estado desde el Cauca.

El mandatario agregó que, “claramente, aquí tenemos una amenaza, desde hace tiempo, de grupos narcotraficantes, de disidencias, que quieren intimidar a las poblaciones; que, ustedes vieron, intentaron intimidar candidatos; que, además, atentaron contra la vida de candidatos, y que ahora también quieren intimidar a las comunidades indígenas”.

En el consejo de seguridad, que se adelantó en la sede de la Caja de Compensación Familiar del Cauca (Comfacauca), el Presidente Duque estuvo acompañado por el ministro de Defensa, Guillermo Botero; la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, así como la cúpula de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional, y el gobernador del Cauca, Óscar Rodrigo Campo Hurtado, entre otros.

Publicidad

Los fallecidos en la masacre, ocurrida en la comunidad de Tacueyó, son la autoridad neehwe’sx Cristina Bautista, así como los guardias indígenas Asdruval Cayapu, Eliodoro Inscué, José Gerardo Soto y James Wilfredo Soto, oriundos de varias aldeas del departamento del Cauca.

Las informaciones procedentes de la zona donde se produjo el hecho son aún confusas, pero las Fuerzas Armadas indicaron que los indígenas fueron atacados por disidentes de las Farc.