El presidente Juan Manuel Santos sancionó la ley que le reconoce un salario digno a los médicos residentes que trabajan en las clínicas y hospitales del país sin recibir un pago por su labor.

La Ley, que le costará al Estado 90 mil millones de pesos anuales, contempla que los médicos residentes reciban una asignación mensual de tres salarios mínimos legales vigentes.

El presidente de la Asociación Nacional de Internos y Residentes, Luis Carlos Leal, aseguró que con la decisión del primer mandatario se acaban las condiciones indignas debían soportar los médicos para lograr tener un título de especialista.

«Nos va a quitar una carga económica porque estábamos afrontando periodos de 4 o 5 años en los que no recibíamos ningún tipo de remuneración por nuestros servicios, lo cual nos llevaba a buscar fuentes alternas de financiación para poder vivir en vez de utilizar ese tiempo en nuestra preparación. Con esto vamos a evitar la fuga talento humano del país», indicó el médico.

Luis Carlos Leal señaló que también queda prohibido el cobro por parte de los hospitales y clínicas a las universidades para permitir la rotación de residentes, lo cual ayudará a disminuir el elevado costo de las matrículas.

«Esto significa la reivindicación de derechos para unos trabajadores que realmente entregan su vida al servicio de la comunidad. Ya no solo los médicos que puedan pagar una especialización van a poder acceder a una universidad, sino que todos vamos a tener una oportunidad mucho más justa de ingresar y hacer una especialización», puntualizó el presidente de la Asociación de Internos y Residentes.

La Ley da un plazo máximo de un año para la reglamentación y a partir de esta entraría en vigencia, además de un plazo de tres años para la implementación total del proyecto de ley.