Naciones Unidas aseguró que la crisis en Venezuela se hubiese podido atajar si la presión internacional no hubiera tardado tanto en activarse, especialmente le llamó la atención a los países de la región.

El alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, le llamó la atención a los países de la región, por su tardía respuesta ante la crisis en Venezuela y afirmó que una reacción más temprana probablemente hubiese frenado la problemática en la que está sumergida actualmente el país.

Puntualizó que la presión real del Grupo de Lima, del que son miembros 17 países, inició apenas hace un año y medio y que las denuncias por la politización del poder, las detenciones arbitrarias y la situación de los líderes políticos opositores debían hacerse mucho tiempo atrás.  

El funcionario saliente señaló que fue pionero en las denuncias contra lo sucedido en el país petrolero, pero recalcó que ningún gobierno hizo eco de su llamado.