Para evitar más desmanes en Francia, el Gobierno anunció que pagará una prima de 300 euros a los agentes movilizados durante las protestas del movimiento chalecos amarillos, justo cuando los sindicatos policiales se preparaban para una protesta por el exceso de carga laboral.  

En promedio 111.000 agentes y militares recibirán dicho monto, el cual fue aprobado a través de una enmienda a la ley de presupuestos que se debate en la Asamblea Nacional, el costo total será de 33,3 millones de euros.

En los últimos cinco fines de semana las manifestaciones han obligado a un gran despliegue policial, en especial en París, donde al menos 8.000 hombres han tenido que lidiar, cada sábado, con los actos violentos de los chalecos amarillos.

Además hubo un refuerzo del dispositivo antiterrorista decretado para las fiestas navideñas tras el tiroteo en Estrasburgo, en el que murieron 5 personas.