Por primera vez, cara a cara, se reunieron funcionarios del Gobierno del presidente Iván Duque y delegados de la FARC que hacen parte de la Comisión de Seguimiento a la Implementación y Verificación del Acuerdo de Paz, CSIVI, para evaluar las dificultades de lo negociado con la guerrilla y definir una hoja de ruta que permita encontrar soluciones conjuntas con el acompañamiento de la comunidad internacional.

Por el Gobierno asistieron a la reunión, realizada en el Ministerio del Interior, la ministra Nancy Patricia Gutiérrez, el Comisionado de Paz, Miguel Ceballos, y el consejero presidencial para la Sostenibilidad, Emilio José Archila. Por la FARC acudieron, entre otros, Rodrigo Granda, Jairo Estrada y Mauricio Jaramillo. 

Al ingreso de la reunión, tanto Estrada como Granda se quejaron de la falta de recursos para adelantar los programas de implementación contemplados en el acuerdo de paz: «Todo mundo sabe que sin plata se hace muy difícil la efectividad de los proyectos pero venimos a auscultar la voluntad del Gobierno en esta primera reunión que sostenemos con funcionarios del presidente Duque», manifestó Rodrigo Granda, quien cuando las Farc estaban alzadas en armas era considerado como el canciller de esa guerrilla.

Al término de la reunión, el consejero presidencial Archila y el propio Granda resaltaron la cordialidad del encuentro y anunciaron que la CSIVI volverá a reunirse el 11 de octubre para analizar, ya en detalle, temas puntuales que afectan la real reincorporación de los exguerrilleros de las Farc a la vida civil.