Durante la tercera jornada del Paro Nacional, este miércoles 4 de diciembre, una imagen se repitió en los reportes de los medios y manifestantes. Se trata de un bloque de avanzada llamado Primera Línea, popular en varios países, y que consiste en una formación creada con escudos hechizos, mensajes grabados y cero armamento, que no pretende fomentar el vandalismo sino proteger y auxiliar a los manifestantes pacíficos de los proyectiles, gases y explosivos que provocan los disturbios entre vándalos armados y los cuerpos de policía.

Agregan que esta línea tiene como objetivo permitir el avance de la manifestación pacífica y desarmada, alejar a los infiltrados y atender a los posibles heridos. «Es una respuesta únicamente defensiva a la agresión brutal del Esmad», aclara un estudiante de ingeniería en Twitter.

Este método de ‘protección’ dentro de las marchas se suma a otros como las cadenas de la Guardia Indígena, que incluso este miércoles advirtió que los vándalos serán amarrados y ajusticiados con fuete. 

En la ‘Primera línea’ también llevan alimentos, medicamentos, agua y otros elementos que aseguran el bienestar de los participantes. Este grupo vuelve a verse después de las intervenciones del cuerpo antidisturbios en distintas ciudades de Colombia, y por los que se le ha acusado de activar operaciones durante marchas que no lo requieren o con excesiva fuerza.


Le puede interesar: Video a múltiples cámaras, y segundo a segundo, reconstruye el disparo que mató a Dilan Cruz


En una de estas intervenciones fue herido de gravedad el joven Dilan Cruz, quien luego de recibir un disparo de proyectil por parte de un uniformado, murió dos días después en el hospital San Ignacio de Bogotá.