La firma del Acuerdo de Paz en el Teatro Colón, más sencilla que la de Cartagena, puso sin embargo, a los firmantes a trabajar a toda marcha en lo que más les preocupa: cómo hacer política sin armas.