Pidiendo limosna está la principal testigo contra una banda delincuencial que fue excluida del programa de protección de testigos.

Por supuesto no podemos revelar la identidad de la testigo quien, a pesar de haber sido excluida del programa, sigue siendo citada a declarar contra la banda La Cordillera.

Esta joven de 18 años, es la principal testigo contra la banda “La Cordillera”, uno de los grupos paramilitares del extraditado alias “Macaco”.

La joven, su esposo y sus dos bebés, fueron retirados del plan de protección a testigos de la fiscalía porque en una ocasión, los venció el miedo a declarar contra La Cordillera. Hoy, están en la calle.

“En este momento yo creo que somos personas indigentes. Estamos pidiendo diariamente para comer en las calles”

“Eso no es derecho”

Dice que no entiende por qué si es tan importante para la justicia y si sus testimonios han enviado a 10 paramilitares a la cárcel por qué tiene que estar ella en la calle.

“Pidiendo limosna en la calle y todo eso. Tras de que uno le hace un favor a la justicia y mire la situación en la que nos estamos encontrando ahoritica”

Tampoco se explica por qué la fiscalía la presiona a seguir declarando contra la organización “La Cordillera” si la misma fiscalía la desvinculó del programa de protección a víctimas y testigos.

“Me llamaron el miércoles a declarar en la fiscalía contra el secuestro y la extorsión, en contra de unos abogados y de los miembros de la organización que me secuestraron a mí y en este momento no tengo ningún tipo de seguridad ni nada y así tal cual me toca seguir declarando”

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Washington, conoció este caso y le solicitó al estado colombiano informar cuál es la situación real de la joven, su esposo y sus dos niños, y qué protección se les está brindando.