Quedó en evidencia la relación personal de la procuradora encargada con los procuradores que, a pesar de haber perdido el concurso y las tutelas fueron nombrados en propiedad por ella, para mejorar sus pensiones. Otra vez se trata de los cónyuges de dos magistrados.