Procuradores delegados temerosos de perder su puesto, ante la salida de Alejandro Ordóñez pretenden ser magistrados. Y algunos de éstos ya fueron nombrados procuradores.

En una reedición del carrusel de puestos en la justicia, los salientes magistrados de la sala disciplinaria alcanzarán a nombrar a los reemplazos de los que se van para otras plazas.