La Procuraduría pidió juzgar al almirante Gabriel Arango Bacci por cuatro delitos…

El Ministerio Público recomendó acusar al almirante por concierto para delinquir, revelación de información reservada, cohecho y prevaricato… pero no encontró fundamento para que sea procesado por enriquecimiento ilícito.

La Procuraduría General de la nación pidió llamar a juicio al almirante Gabriel Arango Bacci  por concierto para delinquir, revelación de información secreta, cohecho propio y prevaricato por omisión y absolverlo por enriquecimiento ilícito.

Al solicitar el llamamiento a juicio la Procuraduría le dio validez a la teoría de que el almirante participó en el movimiento de una fragata de la armada para permitir el paso de lanchas rápidas cargadas con cocaína.

“Ello al margen de que por gestión dela defensa se hubiera acreditado que la motonave de nombre B Junior 1 estuvo en reparación (…) y la denominada Gilbert atracada”

Según la procuraduría el almirante sostuvo una reunión  con el  narcotraficante Jorge Luis Hernández, alias boliche, según declaraciones del testigo Jaime Alberto Pérez Charrys.

“Es claro que Pérez Charris no suministró una fecha exacta que permita ubicar la aludida reunión con absoluta certeza. Desde el punto de vista temporal”.

el video de la supuesta venta de la carta de navegación en Cartagena fue desestimado por la procuraduría  porque  el  testigo no tiene credibilidad y todo indica que actuó como agente  provocador de un delito.

“En este caso debe ser rechazado al lesionar los axiomas medulares inherentes al estado democrático y de derecho y desconocer la legalidad”.

La procuraduría concluyo que la huella del almirante en un recibo de la mafia fue un montaje.

“Tal como sucedió en este caso, fabricar topográficamente huellas dactilares”

El ministerio publico también desecho el pago de los cien mil dólares que habría guardado en su gorra porque, según la procuraduría, el testigo se contradijo.

“se configuró una delicada situación referida a la pretendida manipulación de la postura de Eyssin Mattos (…) tendiente a comprometer de manera injustificada al contralmirante Arango Bacci en lo hechos que fueron objeto de investigación, o, inclinada a favorecer su posición de forma infundada”

El tema que ha quedado de lado es el de la famosa usb de Juan Carlos Ramírez Abadía, alias chupeta, donde al parecer pagó por el movimiento de una fragata. A la fecha, el capo no ha declarado dentro del proceso.