Un alud de tutelas y probablemente de demandas enfrentará la Procuraduría, por los despidos de funcionarios en etapa de prejubilación o en condición de embarazo y de enfermedad. Entre los despedidos hay personas a las que les faltaban uno o dos meses para pensionarse y el grupo de los echados está conformado por entre cien y trescientas personas.