La actual crisis de Haití se debe a que éste es el segundo país más pobre del mundo y a que el precio de los alimentos ha subido en todo el planeta. La razón: lo que antes se comía hoy es materia prima para combustibles, situación a la que Colombia no es ajena.

La crisis es más grave de lo que la gente se imagina. La comida ha subido más de un 40% porque la tierra que antes producía comida hoy produce etanol.

Haití, el segundo país más pobre del mundo, atraviesa la peor de las crisis; todo porque la gente no tiene qué, ni con qué comer.

La producción de biocombustibles, le ha declarado la guerra a la seguridad alimentaría del planeta.

La inflación en productos agrícolas, ya empezó a tocar a Colombia, que importa anualmente ocho millones de toneladas de alimentos.

La situación empeora, en Colombia, la generación de agro combustibles, que se sostiene con subsidios del gobierno, que ascienden a doscientos millones de dólares, tienen previsto pasar de un millón a tres millones de hectáreas de palma africana.