Desde 1947 una organización religiosa decidió dedicarse a alfabetizar a los colombianos. Hoy, que ya casi todos saben leer, enseña conocimientos técnicos y agropecuarios.