Bajo el nombre “Orientaciones que fomentan el buen trato y la sana convivencia pastoral”, la arquidiócesis de Chile publicó un polémico manual con normas que deben seguir los miembros de la iglesia en sus relaciones con menores de edad para evitar los abusos.

Algunas de las prohibiciones llamaron fuertemente la atención, entre ellas, evitar dar palmadas en los glúteos, tocar el área de los genitales o el pecho, dar masajes, besos en la boca y recostarse o dormir junto a los menores.

El escrito que sale a la luz en medio de una profunda crisis que vive la Iglesia católica en la nación austral, fue firmado por el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, imputado por encubrimiento de abusos.  

Debido a la controversia el documento fue eliminado bajo la excusa de que se prestaba para malinterpretaciones. Según el arzobispado los errores del manual serán corregidos.