La Construcción de un Colegio Distrital en terrenos donde hasta ahora un funcionaba un parque público en el sector de Mirandela en el norte de Bogotá, no ha sido de buen recibo por un grupo de habitantes del sector.

Los vecinos que han organizado protestas, aseguran que la construcción de un colegio en una zona utilizada por ellos para el esparcimiento y recreación, les afecta y disminuye calidad de vida.

El contrato para la construcción del Colegio fue firmado el 18 de junio de 2015 por un valor de 8.585 millones de pesos entre la Secretaría de Educación y la Unión Temporal Terval. El contrato contempla diseños, licencias y construcción de un plantel educativo con cinco bibliotecas, 6 auditorios y 4 laboratorios.

La Secretaria de Educación ha defendido este proyecto, argumentando la poca oferta educativa pública en este sector de la capital, donde en los últimos años ha aumentado la construcción de complejos urbanísticos.

Publicidad