Con cadenas metálicas en las muñecas, Yidis Daniela de ocho y Dayson de 15 años, exigen que el INPEC cumpla la orden de otorgar a su mamá la detención domiciliaria.

Aunque la Corte Suprema condenó en junio a la ex congresista a 47 meses de prisión domiciliaria por el delito de cohecho, el INPEC dijo que sólo podía cumplir el fallo hasta que la justicia determinara quién se encargaría de la seguridad de Yidis Medina en su residencia en Bogotá.

Después, la misma institución que esta encargada de las cárceles del país, negó la salida de la ex representante porque existía otro proceso penal en su contra por lo cual  se ordenó su detención preventiva sin beneficio de excarcelación pero esta semana la Procuraduría General ordenó al INPEC acatar el primer fallo de la Corte.

Los niños permanecerán encadenados frente a la puerta del Buen Pastor-según ellos- hasta que se dé la autorización para que Yidis Medina pueda cumplir la pena en su residencia como está ordenado.

Publicidad