Las Ramblas de Barcelona volvieron a ser escenario de enfrentamientos entre policías y manifestantes. En una cárcel de Neumuster, Alemania, duerme el depuesto presidente separatista, pendiente de su extradición a Madrid.

La policía de Alemania detuvo al expresidente de Cataluña Carles Puigdemont cuando se disponía a cruzar en carro la frontera desde Dinamarca. Con la detención se cumple una orden europea de arresto emitida por el Tribunal Supremo Español, que investiga a Puigdemont por los delitos de rebelión y supuesta malversación de fondos públicos luego de su papel en el referendo separatista y la declaración de independencia de Cataluña.

Conocida la noticia de la detención del expresidente catalán, alrededor de 55.000 personas se movilizaron en la capital Barcelona, y se concentraron ante el consulado alemán y en la Comisión Europea, a modo de presión a su gobierno para que dejen en libertad a Puigdemont.

Le podría interesar: Funcionario público se graba comiendo un plato hecho de tortuga en vía de extinción

Las manifestaciones terminaron en choques con la policía que dejaron 52 personas heridas y cuatro detenidas. Pese a que el exmandatario catalán huyó del país desde octubre aun cuenta con el respaldo ciudadano.

Puigdemont pasará la noche en la prisión alemana de Neumünster, al norte de Hamburgo y será presentado en audiencia ante un juez el cual podrá decidir si lo entrega a España o si lo deja en territorio alemán hasta cuando un tribunal superior toma una decisión definitiva.